RAMAL SALADILLO-SAN ENRIQUE

Un boleto a un Eclipse Solar

 11 de julio de 2010

LOS PASAJEROS Y EL MATERIAL RODANTE

               

 A las 8:00 de la mañana, frente a la estación CAÑUELAS  nos congregamos las cinco tripulaciones y conformamos un "Expreso Suzuki", con una locomotora de 5 puertas y el resto “vagoncitos” de 3 puertas.

 El clima no era de lo mejor ya que si bien no estaba muy frío, el cielo se presentaba cubierto con pronóstico de lloviznas y lluvias. Sin embargo la ventaja era que no sufriríamos el polvo habitual y tal vez nos divertiríamos con un poco de barro, cuidando de no estropear los caminos vecinales innecesariamente.

 

EL RAMAL CAÑUELAS - SALADILLO

                CAÑUELAS es una excepción a lo que estamos acostumbrados a ver: en casi una hora que estuvimos ahí presenciamos la parada de varios trenes de carga y de pasajeros pese a ser un domingo temprano. La estación está bien mantenida y en actividad, lo que la hace rara para nuestra realidad ferroviaria.


Cañuelas, inaugurada en 1885


Una estación con trenes, algo inusual

                El pueblo de CAÑUELAS fue fundado en 1837, pero el origen del nombre se remonta a 1770 cuando el Virrey Vértiz en una expedición a la región encontró en las márgenes del arroyo que corre por su cercanías, unas plantas de cañas “chusqueas” denominadas en España “cañuelas”. Esta vez la estación tomó el nombre del pueblo, que existía de antemano.

                Pese a la demora de uno de los vagoncitos a gas, a las 8:50, veinte minutos después de lo planeado, salimos con rumbo claro y tiempo de viaje desconocido, ya que la idea era ir viendo qué encontrábamos y detenernos todo lo que sea necesario para curiosear y fotografiar.

                Salimos de CAÑUELAS por la tierra, pasando frente a importantes estancias, algunas con opulentas edificaciones; en algunos tramos apareció el deseado barro lo que nos presagiaba divertidas horas de manejo, aunque luego no fue así.

                El pueblo de URIBELARREA fue asaltado por retaguardia, ya que generalmente los turistas aparecen desde la RN 205, pero nosotros le entramos al revés.


La imponente estancia LA FIGURA, en el fondo del pueblo

                Era muy temprano para un domingo así que casi no había nadie por las calles y estaba todo cerrado.  El pueblo parecía desierto y detenido en el tiempo.


Viejos surtidores ayudan a mantener anclado el tiempo

                Fue fundado como colonia agrícola en 1890 en campos de Don Miguel Nemesio de Uribelarrea, quien donó los terrenos para la estación ferroviaria, la iglesia y una colonia agronómica para los Padres Salesianos.

                Nos encaminamos a la estación ferroviaria, devenida en Destacamento Policial, lo que si bien no es lo ideal al menos le proporciona una segunda vida útil aprovechándose para la comunidad.


Estación ferroviaria que ve pasar trenes pero devenida a Comisaría


Igual algunos pasajeros parecen convencidos de esperar los esporádicos trenes semanales


Mientras tanto no les queda otro remedio que divertirse mansamente o jugar a ser ferroviarios


Las vías brillantes y el bebedero funcionando


El edificio principal de la estación URIBELARREA y el viejo galpón


El nomenclador se esconde entre los árboles sin hojas

                Por este ramal pasan trenes de pasajeros esporádicamente lo que hace que las vías estén brillantes, pero no es suficiente para permanezca viva ferroviariamente hablando.

                Dada su proximidad a la RN 205 y al impulso de algunos viejos y otros nuevos pobladores se ha convertido en uno de los sitios más de moda para el turismo rural y la gastronomía campestre. Mas información en  http://es.wikipedia.org/wiki/Uribelarrea y en http://www.uribelarrea.com/

                Siguiendo nuestro plan, no volvimos a la RN 205 y nos encolumnamos por el viejo camino de tierra a LOBOS, que sigue parcialmente las vías, donde nos recibió un cartel de advertencia respecto a un peso máximo de 3000 kg por puente deteriorado. Interesante.

                Unos kilómetros más adelante apareció un inofensivo curso de agua, el arroyo del Toro, donde un puente sin barandas venía precedido de más carteles del mismo tipo al mencionado. El aspecto no era el mejor pero desde el camino no evidenciaba problemas: todos los puentes de este tipo se ven iguales. No obstante paramos a curiosear su estructura, invisible desde arriba y allí encontramos el porque de las advertencias.



El Expreso Suzuki cruzó el puente casi inadvertidamente, excepto por los letreros


Bajamos al arroyo del Toro a curiosear y ...


encontramos esto !!!


Las imágenes son elocuentes. ¿Aguantará los 3000 kg que anuncian los carteles? No parece...

                 El puente tiene tres pilares de ladrillos, uno de los cuales está descalzado y partido al medio. Ya eso solo lo hace peligroso, pero al mirar la estructura, resulta que…    es de madera y está toda vencida y deteriorada !!

                 Si en los carteles, ponen una foto de lo que veíamos, sería mucho más efectivo: muchos no se atreverían a cruzarlo ya que está “mirame y no me toques”.Seguramente alguna vez alguien subestimará su peso y caerá al arroyo con total seguridad.


El tramo que venimos recorriendo ahora

                Seguimos adelante y el mapa del IGM nos muestra un APEADERO KM 88 alejado de nuestro derrotero pero con una huella accesible, así que vamos por él.

                Cerca del paso a nivel, coincidente con lo que dice el mapa, tratamos de encontrar los vestigios del apeadero y sólo hallamos una alcantarilla y una estructura que parece ser el apoyo de un cargadero de animales en una vía secundaria. Si hubo algún andén no pudimos encontrarlo.


El trencito Suzuki yendo a buscar el APEADERO KM 88


Los  ferroexploradores escudriñando cada rincón de las vías


No dejan rincón sin hurguetear y aparece una alcantarilla...


... y una estructura de lo que debió ser un brete. Las vías invitaban a transitarlas pero acá a veces hay trenes.

                El camino ahora sigue pasando por el frente de varios establecimientos rurales y desemboca en la RN 205 en la entrada a LOBOS, estación que dejamos de lado con la idea que eventualmente la visitamos al regreso, ya que no ofrece ninguna dificultad.

  Página Central de ECLIPSE SOLAR Lobos a Roque Pérez

Estás en Cañuelas a Lobos